¿Para qué se quiere el poder? por Perla Buenrostro

Líderes, tomadoras de decisiones, emprendedoras y transformadoras, así son las mujeres que participaron el pasado 23 de junio en la primera edición del Foro Forbes de Mujeres Poderosas en México titulado: Redefiniendo el poder.

¿Y para qué se quiere el poder?, preguntaba provocativamente Carmen Aristegui en el cierre la conferencia, sobre todo en un país no solamente marcado por la inequidad de género, sino también por una escalofriante violencia. Para transformar y transcender, para compartir, fue mi respuesta.

Nombres que resuenan en la prensa nacional e internacional, representantes de los sectores privado, público, académico y periodístico se reunieron para conversar sobre el rol de las mujeres como agentes de cambio.

Sin duda, muchas de las panelistas han roto paradigmas en sus distintos ámbitos de acción: han sido las primeras directoras en sus empresas y las primeras en ocupar el más alto cargo en sus organizaciones. Incluso, algunas son pioneras en sus familias y en su entorno al alcanzar determinada formación y una carrera más que exitosa. Otras, por su parte, han creado sus propias empresas y creído en su propia visión de hacer las cosas.

Todas ellas son mujeres poderosas.

Con el puesto y el reconocimiento, también viene la responsabilidad de ayudar a los demás, de empoderar a otros y en especial a más mujeres, de compartir e impactar positivamente la vida de otros desde mi punto de vista.

En nuestro país, apenas el 7% de los miembros de las juntas corporativas son mujeres[1] y se calcula únicamente un 18% de mujeres en puestos senior para este año[2]. Esto, sin duda, contrasta con el talento femenino que se forma en universidades públicas y privadas y que, a grandes rasgos, representa la mitad de la matrícula nacional[3].

¿A qué aspiran las nuevas generaciones en sus carreras y en su vida personal? ¿Cómo están las organizaciones respondiendo a las necesidades que tenemos como sociedad donde requerimos por igual a hombres y mujeres competitivos y realizados? ¿Qué pasa con las mujeres que abandonan su carrera o que no logran crecer en sus organizaciones?

Todas estas preguntas nos las hacemos Norma Cerros y yo desde hace algún tiempo en Womerang y nuevamente resurgieron mientras escuchábamos las inspiradoras palabras de Denisse Dresser, el discurso de Gabriela Hernández, General Counsel para Latinoamérica de GE, o el agradecimiento de Blanca Treviño, Presidenta de Softtek, por su reconocimiento a la excelencia empresarial.

Según el Foro Económico Mundial, será hasta el año 2095[4] cuando se cierre la brecha de equidad de género en México. El trabajo, por lo tanto, para agilizar y acariciar esa meta es enorme e impostergable y requiere de planes de acción ambiciosos en todos los frentes.

Estas mujeres poderosas y también cada uno de nosotros tenemos mucho que aportar en este tema, mucho que proponer y explorar para contribuir a una educación sin estereotipos, al fortalecimiento de las habilidades sociales de las mujeres para que negocien mejor y logren la promoción deseada; a abonar a la complementariedad y corresponsabilidad entre hombres y mujeres en el ámbito familiar; a reformar el marco laboral que garantice la equidad; a implementar políticas en las empresas que propicien la inclusión y la participación de todos sus trabajadores, por ejemplo.

Rosario Marín, quien fuera la primera Tesorera de Estados Unidos de origen mexicano, con gran aplomo y de forma brillante, compartió su historia y su misión de vida: “Deja este mundo mejor de que lo encontraste”.

Y, por supuesto que estamos listos, hombres y mujeres, para aceptar el reto y trabajar para que las cifras cambien y la brecha se vuelva cada vez menor. Para trascender.

Perla Buenrostro es Co-fundadora de Womerang.

[1] Catalyst (2014). “Women in the Labor Force in Mexico”. Knowledge Center. Disponible en: http://catalyst.org/knowledge/women-labor-force-mexico

[2] Grant Thornton (2015). Women in business. The path to leadership. Grnat Thornton International Business Report 2015. Diponible en: http://www.grantthornton.global/globalassets/insights/ibr/ibr2015:wib:report:final.pdf

[3] Inmujeres / INEGI (2014). Mujeres y hombres en México. Disponible en: http://www.inmujeres.gob.mx/inmujeres/images/frontpage/redes_sociales/myh_2014.pdf

[4] Foro Económico Mundial (2014). The global gender gap report 2014. Disponible en: http://reports.weforum.org/global-gender-gap-report-2014/

Advertisements

Pláticas con una headhunter (Parte 2) por Lérida Jerez

Hay ciertas cosas de la vida de oficina y el camino al éxito que no se mencionan con frecuencia. Hace poco algunas Womerangs nos reunimos con una headhunter mexicana, y conversamos sobre ciertas cosas que pueden ayudarte a avanzar tu carrera. Ésta es la segunda parte de lo que nos compartió:

7. No te conformes.

Si no estás en la empresa correcta, no evalúan tu trabajo, no es el ambiente adecuado para ti o sencillamente crees que hay un mejor lugar para desarrollar tu vida profesional, ten el valor de darte cuenta que puedes conseguir un empleo que sea mejor para ti.

Esto no quiere decir que la empresa donde trabajas o tus compañeros laborales sean malos en lo que hacen, sólo que no es el lugar correcto para cumplir tus metas.

8. Sé exigente sobre lo que le vas a dedicar tiempo en tu vida.

Es tu responsabilidad ser exitosa. Habla, exige, revisa tu desempeño. No te conviertas en uno más de tu oficina. Exígete a ti misma y exige del lugar donde trabajas las condiciones para lograr tus metas.

9. Convierte tu trabajo en un pilar, no en un extra.

Seguramente has escuchado a más de una persona decir “el que disfruta lo que hace no trabaja un día de su vida”. Puede sonar como un cliché, pero eso no lo convierte en una mentira.

Las personas que genuinamente disfrutan su vida laboral generan mejores resultados, pero lo que es más importante es que son más felices con el esquema general de su vida.

No permitas que tu trabajo sea algo que simplemente haces sin más, conviértelo en una parte satisfactoria de tu vida.

10. De contribuidor individual a líder

Es normal que cuando empiezas tu carrera profesional sientas que tienes que probar tu valor como individuo y es perfectamente razonable que lo hagas. Sin embargo, llega un punto en la carrera profesional en la que debes saber cómo administrar personal, liderar, respetar a la gente, poner límites. En pocas palabras, debes convertirte en un team player y dejar de lado el logro individual para preocuparte en el logro del colectivo.

11. Sé realista respecto a tus habilidades e intereses

¡Recuerda ser honesto contigo mismo! No todo mundo quiere ser el jefe de la compañía y eso está bien. Sé franco respecto a la jerarquía que quieres ocupar, hasta qué punto te sientes cómodo con los niveles de responsabilidad y en qué momento te sientes satisfecho con lo que tienes. No trabajas para probarle nada a nadie más que a ti mismo.

Lérida Jerez es periodista, escribe ficción a veces para olvidarse de la realidad y apoya a organizaciones que trabajan por el bien común.

Lee la Parte 1 de Pláticas con una headhunter por Lérida Jerez aquí.