18 datos que no sabías acerca de la inequidad de género en el mundo.

El 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer y no es lo mismo “festejar” o “celebrar” a la mujer por ser mujer, como comúnmente se interpreta. ¿Por qué? Porque el tener un día especial para la mujer lo que hace es recordar la desigualdad de derechos y oportunidades de más de la mitad de seres humanos. En todo caso, lo que debemos “celebrar” es la lucha de esta búsqueda de igualdad que es negados a este género. Para muestra, 18 datos acerca de la condición de la mujer alrededor del mundo:

  1. En 2015, sólo la mitad de las mujeres en el mundo en edad de trabajar forman parte de la fuerza laboral, comparada con el 77% de los hombres de la misma edad.
  2. Las mujeres con trabajo de tiempo completo ganan cerca del 77% de lo que gana su contraparte masculina.
  3. Las mujeres afroamericanas ganan 64 centavos de dólar y una mujer latina unos 56 centavos por cada dólar ganado por un hombre caucásico.
  4. A 62 millones de niñas alrededor del mundo les es negada la educación.
  5. Cada año, un estimado de 15 millones de niñas de menos de 18 años, alrededor del mundo, son casadas sin tener opinión al respecto.
  6. 4 de 5 víctimas de trata son mujeres.
  7. Al menos 250 000 muertes maternas y unas 1.7 millones de muertes de recién nacidos se prevendrían si se tuvieran suficientes servicios de planificación familiar y servicios de salud para madres y recién nacidos.
  8. En promedio, 30% de las mujeres que han estado en una relación, reportan que han experimentado alguna forma de violencia sexual por parte de su pareja.
  9. La mutilación genital femenina afecta a más de 125 millones de niñas y mujeres vivas al día de hoy.
  10. Es más probable que las mujeres norteamericanas que están en servicio en Iraq o Afganistán sean violadas por un compañero que asesinadas por un enemigo.
  11. En Arabia Saudita, a las mujeres no les es permitido conducir y son desincentivadas de trabajar en puestos en contacto con hombres.
  12. Al menos 1000 muertes por honor ocurren en India y Paquistán cada año y suceden en manos de algún pariente.
  13. Las mujeres alrededor del mundo entre 15 y 44 años tienen mayor riesgo de violación o violencia doméstica que de cáncer, accidentes viales, guerra o malaria.
  14. Alrededor del mundo, sólo 22% de los representantes parlamentarios son mujeres.
  15. Para 2018, habrá 1.4 millones de trabajos en tecnología en Estados Unidos y, a la tasa actual de estudiantes graduándose de ciencias computacionales, sólo 29% de los aplicantes serán mujeres.
  16. Las mujeres tienen 24 o 4.8% de las posiciones de CEO en las 500 compañías de S&P.
  17. Más de 43 millones de personas alrededor del mundo han sido desplazadas como resultado de conflicto y persecusión y la mitad son mujeres.
  18. Sólo 30% de los investigadores en mundo son mujeres.

Aquí pueden encontrar más información al respecto, así como las organizaciones que trabajan para combatir cada una de estas problemáticas.

Advertisements

Las redes sociales facilitan la mentoría

Los mentores pueden hacer una gran diferencia en nuestra vida profesional, sobre todo si buscas ascender en tu organización o quieres emprender tu negocio. La mentoría puede ser determinante para conseguir tu éxito.

Una de las funciones más importantes del mentor es darte retroalimentación desde una nueva perspectiva. Algunas veces estamos enfrascados en nuestro propio trabajo o manera de hacer las cosas que no vemos errores o situaciones que están frente a nosotrxs, de manera evidente. Algunas otras veces, simplemente, estamos seguros de que estamos haciendo lo correcto, mientras que gente con experiencia ya se ha topado una y otra vez con ese error, o con esa pregunta, aprendió y podría compartirte su experiencia. Por esto, en especial, es importante estar en contacto con tu mentor.

Establecer esta relación incluso puede aumentar tus ingresos o conseguir más capital de inversión para tu startup al ayudarte a formar una red de contactos.

Imagina todo esto, facilitado por la tecnología. El mundo tecnológico de hoy facilita las conexiones de manera directa con aquellos a los que tal vez nunca hubiéramos conocido en persona, tratado o intercambiado información valiosa o cualquier comentario.

¿Cómo aprovechar el social media para la mentoría?

1. Conocer el área. Escoge qué meta quieres concretar, cuál es el área que tienes que trabajar y quiénes están dedicados a ello, son especialistas o van varios pasos adelante que tú.

2. Intercambia información valiosa. Algunas veces, para acercarnos a solicitar algo, tenemos que ofrecer Puedes participar en sus aportaciones en Facebook o en Twitter, haciendo algún comentario valioso o compartiendo información relevante al respecto. Así es más probable que llames la atención de tu potencial mentorx.

3. Establece un rapport. Este rapport implica conexión con la persona que está del otro lado en la conexión. En caso de que te haya contestado o hayas obtenido una réplica de tu potencial mentorx, intercambia mensajes, fomenta la relación y mantenla cercana. PERO tampoco la satures, puesto que más que un mentee, te verá como un stalker.

4. Pide su ayuda. Puedes o no pedirle que sea tu mentorx. Debes saber que lxs mentorxs no siempre llevan el título de mentorxs e incluso algunos se preocupan cuando “cargan” con este título, después de que les pides que sean tus guías. Así que lo más recomendable es pedirle su consejo o ayuda en algo específico. Le puedes mandar un inbox o un tweet y preguntarle su opinión acerca de algo. En caso de formar una relación más estable y cercana, podría pasarte su e-mail o tener una llamada por Skype. La gente que quiere ayudar, encuentra la manera. 

ADVERTENCIA. No porque tú y tu mentorx hayan intercambiado algunos mensajes, será tu guía por siempre y menos el o la responsable de tus decisiones. Tal vez esa persona tuvo un día relajado y por eso tuvo tiempo de contestar tus mensajes o de siquiera entrar a esa red social. En la manera de fomentar esa relación y conexión, como sucede en otros ámbitos de la vida, está el que trascienda la mentoría o se quede en micromentoring.

Las mujeres y su condición de trabajo en México: Visión general de la Organización Catalyst.

En julio pasado, Catalyst[1], organización sin fines de lucro y líder en la creación y promoción de espacios de trabajo más inclusivos, recopiló datos e información acerca de factores que afectan positiva y negativamente las condiciones de trabajo de las mujeres en México.

Si bien señala que nuestro país está experimentando un aumento en la clase media (aproximadamente 40% de la población) y un mercado competitivo creciente, hay aspectos que detienen el progreso de México en cuanto a las condiciones de trabajo e inclusión de las mujeres.

Por una parte, en 1981, México ratificó la Convención acerca de la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer de las Naciones Unidas y ha aprobado varias leyes para la igualdad de género, como el artículo 4 que reconoce la igualdad de hombres y mujeres ante la ley. Igualmente, en 2002, la ley mexicana estableció cuotas de género para incluir en el poder político a más mujeres. Según ésta, al menos 30% de las candidaturas deben ser de mujeres. Asimismo, ya existe una Comisión de Igualdad y Género en las Cámaras legislativas, junto con el esfuerzo del Inmujeres que creó el Modelo de Equidad de Género para reconocer las mejores prácticas de las empresas de favorecen el acceso igualitario, así como oportunidades de crecimiento para las mujeres. También, se han creado estancias infantiles para madres trabajadoras, pero sólo el 6% de las madres de niños menores de tres años son atendidas por estos servicios.

Además, la creciente intervención de México en la economía mundial ha puesto sobre la mesa el tema de la participación femenina. Por ejemplo, desde el Tratado de Libre Comercio se ha dado mayor atención a las condiciones de trabajo, a los problemas de género y organizaciones internacionales han puesto sobre la lupa las condiciones de trabajo en las maquiladoras que con frecuencia contratan a mujeres.

Por otra parte, Catalyst (2014) considera que la cultura enfocada en la familia, en los roles de género tradicionales, el paternalismo y, en general, el machismo (como culto a la virilidad) y el menos popular marianismo (culto a la superioridad espiritual femenina que pone primero las necesidades de su marido y familia antes de sí mismas) son factores que limitan la mejora de las condiciones laborales de las mujeres. Por ejemplo, si bien la fortaleza de las empresas mexicanas viene de la sociedad centrada en la familia (por la idea implícita de que sólo se puede confiar en la familia), éstas empresas dan oportunidades laborales a mujeres, pero los puestos administrativos siguen siendo para hombres. Asimismo, las mujeres ejecutivas tienen menos propensión a ser madres y de acuerdo a esta organización (2014) el 49% de estas mujeres son solteras (viudas, divorciadas o nunca casadas). Inclusive, los estudios realizados estiman que el 40% de las mujeres pide permiso a sus esposos, parejas o familiares para salir solas o para gastar dinero. Así, se sigue propagando tanto la marginalización de la mujer en la sociedad, en el liderazgo y la fuerza de trabajo.

Lamentablemente, las leyes mexicanas a favor de la igualdad no siempre se siguen y continúa siendo difícil cambiar la opinión tradicionalista de las personas. Por ejemplo, en una encuesta, se encontró que 40% de los hombres creen que las mujeres deberían trabajar en puestos tradicionales de acuerdo al género, 30% cree que está bien que los hombres ganen más que las mujeres, 22% dijo que ellas no son capaces de tener puestos de liderazgo y 25% que es necesario realizar prueba de embarazo a las candidatas a puestos. Los presidentes corporativos mencionan que la razón para contratar mujeres es aumentar la oferta de talento, mientras que la última es fomentar la responsabilidad social de la compañía.

En cuanto a los hechos, en el año de referencia (2014), sólo se identificaron 7 mujeres CEO de empresas latinoamericanas, pero 15 directoras de multinacionales extranjeras operando en México. Menos de 6% de los asientos en consejo corporativo son de mujeres, 18% tienen puestos de alta dirección, pero en el sector público aumenta este porcentaje con 2 puntos porcentuales más. Gracias a la exclusión de mujeres en puestos clave para el networking o de redes, terminan formando agrupaciones exclusivas como la Asociación Mexicana de Mujeres Ejecutivas (AMME) y la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias. Además, se estima que para que las mujeres alcancen paridad de salarios, éstos deben aumentarse un 17%. Por si fuera poco, a estas condiciones, debe sumársele que, en el día a día, los problemas laborales incluyen el trabajo no pagado, la inseguridad, el abuso, acoso, maltrato, violencia y discriminación.

En conclusión, a pesar de que México sea un mercado competitivo creciente y emergente, tiene grandes limitantes estructurales, sobre todo en el frente sociocultural y político que impiden el crecimiento y desarrollo de las mujeres en el ámbito laboral, que de otra forma, tendría un efecto multiplicador positivo hacia sus familias, comunidades y sociedad en conjunto.

Catalyst (2014). First Step: Mexico Overview. Catalyst. Disponible aquí.

[1] Esta organización tiene el objetivo de expandir las oportunidades para mujeres y negocios, buscando crear espacios de trabajo más inclusivos. Más información: http://catalyst.org